La Lista 12 de Marziotte plantea preocupación por ausencia de turismo cultural en Salto

El joven abogado Victoriano Toucon, integrante del grupo Creer Lista 12 del Partido Nacional que encabeza el Edil Facundo Marziotte, se explayó en cuanto a la ausencia de turismo cultural en Salto.

Allí resalta que los museos están cerrados y que existen grandes espacios públicos desperdiciados. “Lo plantemos desde un lugar constructivo, con el objetivo de que Salto abra los ojos y explote sus virtudes” dijo Toucon al respecto.

El mismo manifiesta en su exposición pública lo siguiente: “Los indicadores económicos en Salto crecen de forma inversamente proporcional a los precios en Argentina. Para decirlo más fácil, mientras más caro es argentina menos uruguayos cruzan el río. Más allá de los números, no hace falta ser economista para ver cómo, de a poco y como quién se levanta de una larga siesta, la ciudad está haciendo un esfuerzo para levantarse.

Por supuesto qué en este mundo nadie se salva sólo, y más allá qué podamos entrar en discusiones filosóficas de los roles de los estados, hoy nadie niega qué los gobiernos departamentales juegan un rol fundamental en la vida de las economías locales.

No vamos a cargar a los hombros la situación económica del litoral sólo al intendente (Como sí lo hacemos totalmente responsable del déficit, la infraestructura y limpieza de la ciudad, pero esa es otra discusión) pero sí creemos qué tienen herramientas a disposición qué no está usando.

Muchas fichas de la tan esperada recuperación económica estaban puestas en está semana de turismo. La temporada alta termal por excelencia. Sí bien los operadores privados lograron alcanzar gran número de reservas, la Intendencia nos sorprende el Lunes de Semana Santa con todos los museos de la ciudad cerrados.

Nadie va a dejar de venir a Salto por los museos, es verdad. ¿Pero qué mensaje estamos dando a los turistas? ¿No tenemos interés en ofrecer variedad de actividades? Nadie va a dejar de venir, pero seguro se puede atraer más turistas con una agenda cultural más completa.

El Museo Horacio Quiroga, recordando al salteño más famoso del siglo pasado. El Museo de Bellas Artes y Artes Decorativas “María Irene Olarreaga Gallino”, historia viva de nuestra ciudad. El Museo del Hombre y la Tecnología, con una colección envidiable en todo el país qué sorprende a niños y adultos. El Ateneo de Salto, monumento a la sociedad qué fuimos, donde desde todo el mundo llegaban artistas.

Todos cerrados. Ya sea por “refacciones” o motivos diversos.

Me cuesta creer qué sea por falta de personal, tal vez el área del gobierno a la qué se le destina la mayoría del presupuesto. El costo de abrir y mantener un museo es mínimo en relación a los egresos qué por otros conceptos tiene la Intendencia.

Más turistas es más ingresos, más trabajo y por supuesto más recaudación para el gobierno departamental. El dinero qué viene de afuera y se queda en el departamento son buenas noticias para todos. En está ecuación públicos y privados ganan.

Sí bien el impacto económico pesa y mucho. No tenemos qué dejar de lado qué estamos hablando de nuestro patrimonio. La cultura de la ciudad es una de las más ricas del país y no la aprovechamos. No sólo se enseña poco en nuestras escuelas sino quéno forma parte de la agenda de nuestras vidas. ¿Qué mensaje estamos dando como sociedad sí nos olvidamos de nuestros hijos más ilustres?¿Acaso no vale la pena dejar un legado? Total, esto será olvidado por el burócrata de turno.

¿Por qué nos asombramos tanto por historias extranjeras, pero le restamos importancia a las propias? No es por falta de contenido. Tenemos una cultura tan rica como la que se ve en cualquier película de Hollywood. Sólo nos falta saber contarla.

Para los turistas será una atracción, pero para nosotros es más que eso. Nuestra cultura es el viento que sopla nuestras velas y nos recuerda lo qué fuimos. Sólo podemos volver a posicionarnos como ciudad emergente sí sabemos la relevancia que tenía Salto en el pasado.

No va a pasar sólo, por supuesto. Públicos y privados deben poner el hombro trabajar y tener claro de dónde venimos, para saber a dónde vamos.

No por nada nuestro lema reza “En el trabajo está su porvenir y en la sabiduría y prudencia, su destino”