El polo binacional buscará captar la llegada de multinacionales y ayudar a la descentralización en Uruguay

El polo binacional contará con oferta educativa en tecnología y ciencia, además de trabajar en conjunto con organismos de Argentina para ampliar las capacitaciones y fomentar la llegada de empresas

Esperan concretar la llegada de empresas como Huawei e IBM

De acuerdo con el último censo, del 2012, en el interior del país viven 1.959.188 personas – más de la mitad de los uruguayos–. Estas cifras fueron una premisa para que las autoridades salteñas y argentinas, en conjunto con la presidencia uruguaya, decidieran impulsar un polo binacional educativo cientí co tecnológico.

Luego de que la idea estuvo sobre la mesa, la iniciativa se pulió en reuniones entre Carlos

Albisu –presidente de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande (CTM)- y el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordec.

Además de transformar la zona de los dos lados del Río de la Plata, la gran aspiración del polo binacional es apuntar a una descentralización para impartir conocimientos fuera de la capital y captar la llegada de multinacionales.

Salto cuenta con oferta educativa terciaria, tanto privada como pública, pero el foco no estaba puesto en la ciencia y tampoco en la tecnología. Para atacar el problema, tanto el Laboratorio Tecnológico de Uruguay (LATU) como la Universidad Tecnológica del Uruguay (UTEC) estarán presentes en el polo binacional. Albisu comentó que el buen relacionamiento que tiene el departamento uruguayo con Entre Ríos abre la posibilidad de que universidades argentinas lleguen a la zona de Salto Grande.

No solo amplía la oferta educativa, sino que se complementa con los cursos que se dictarán en UTEC, que serán desde tecnicaturas hasta licenciaturas.

A n de testear la receptividad, a nes de noviembre se hizo un curso sobre ciberseguridad en donde también participó la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información y del Conocimiento (Agesic). En esa oportunidad, se esperaban alrededor de 200 inscriptos pero cuando se hizo pública la instancia llegaron alrededor de 800 uruguayos y argentinos.

Captar gigantes

Si bien la enseñanza es una de las prioridades del polo binacional, también hay interés en captar la atención de multinacionales. No solo para que se instalen en la zona, que tiene algunos bene cios en materia energética o ubicación geográ ca, sino para que empleen a los profesionales que se formen en el departamento. “Acá hay muchos jóvenes que quieren quedarse, entonces hay un factor de arraigo que es importante”, agregó Albisu.

En este sentido, adelantó que están teniendo algunas reuniones con Huawei, IBM y más empresas del sector tecnológico. Estas multinacionales están interesadas en tener presencia en el departamento, y también buscan la forma de colaborar con las autoridades uruguayas y argentinas para el desarrollo del polo.

Que llegaran estas empresas al interior no solo marcaría un hito para los salteños, sino que potenciaría a Uruguay. Albisu se mostró optimista acerca de que esto puede hacer entrar al país en el radar de otras compañías, un aspecto clave para el desarrollo a nivel económico y el impulso del empleo en el litoral norte.

Si bien aún no hay planes concretos, se han tenido reuniones con diplomáticos extranjeros para recoger ideas y recomendaciones acerca de cómo presentar a Salto Grande en otros países.

Algo que puede acelerar la llegada de algunos gigantes es el buen diálogo que existe con Argentina. El presidente de la CTM comentó que la propuesta se dio casi “al unísono” e inmediatamente de ambos lados se pusieron a trabajar para concretarla.

Esperan que los egresados estén preparado para el trabajo del futuro

Los debes

Cuando se comenzaron a idear los pasos para hacer del polo binacional una realidad, entre las prioridades estaba no hacer algo que ya se ofreciera en la zona. En Salto se suelen dictar algunas de las carreras terciarias tradicionales, como medicina o arquitectura, pero en materia tecnológica no existe una oferta con un abanico de opciones. Esto forma parte de “un debe” que tiene el departamento, ya que se entiende que, en el mediano y corto plazo, manejar herramientas tecnológicas será clave para cualquier rubro.

En tanto, en la CTM esperan no solo trabajar en conjunto con las autoridades de la Universidad de la República, sino también con el sector educativo privado, como la Universidad Católica, que tiene una sede en la capital salteña. Albisu con rmó que se harán algunas actividades en conjunto con la universidad, a modo de complementarse y aprender del sector privado.

Si estos planes se llevan adelante con un relativo éxito, se logrará uno de los objetivos marcados al principio: la descentralización. Esto no solo se dará a nivel académico, sino también empresarial, para que más compañías salgan de Montevideo y vean el interior del país como un territorio que ofrece oportunidades.

En este marco, el polo binacional buscará captar una demanda de personas mayores de 50 años que quieran comenzar o retomar sus estudios. De acuerdo con lo que contó Albisu, este es otro debe y argumentó que hay muchos salteños en esa franja de edad que están interesados en sumarse a la movida, por eso en lo académico adecuarán los cursos a sus necesidades.

En los planes

En el corto plazo, se comenzará a impartir la propuesta de enseñanza prevista, que tiene cuatro verticales: en tecnología, en seguridad industrial, en gestión y en energía. Por otra parte, se hará foco en la ciencia, para eso se trabajará junto a las autoridades argentinas con el n de de nir los temas de investigación.

Con respecto a las empresas, intentarán concretar la llegada de alguna multinacional en el correr de los próximos meses de 2021. Para esto, se prevé seguir presentando la oferta de Salto Grande en otras zonas de la región y el mundo.

De cara a nales de 2021 o principios de 2022, junto con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, se buscará aumentar las vías de llegada al polo para ayudar a la accesibilidad de los estudiantes.

Fomentar el ecosistema

En abril de este año, se espera que el LATU se instale en el polo binacional de Salto Grande. Uno de sus cometidos será conectar con los emprendedores del litoral norte, ya que suele haber una gran dependencia de Montevideo.

El funcionamiento supondrá que quienes necesiten ayuda del LATU, ya sean empresas establecidas o emprendimientos, puedan recurrir a la o cina de Salto Grande y allí comenzar las gestiones correspondientes.

Ruperto Long, presidente del laboratorio, comentó que contarán con un técnico que abarcará la mayor cantidad posible de proyectos. “Esa persona encamina todo desde allí. Ya no hay por qué viajar a Montevideo”, dijo.

A nivel interno, Long reparó que es un cambio muy importante para el LATU, porque implica salir de la centralidad capitalina y focalizarse en el interior, lo que ya vienen haciendo en Fray Bentos pero en menor medida.

Además de brindar ayuda, el técnico que esté a cargo de la o cina en Salto deberá impulsar al ecosistema emprendedor de la zona. Para eso se buscará que sea locatario, conozca el territorio y tenga una actitud proactiva con el n de encontrar iniciativas que puedan comercializarse. El primer paso será mantener reuniones con las asociaciones empresariales de la zona, con el n de mostrar la oferta del LATU. “Por más chica que sea esa organización o asociación, nosotros debemos acercarnos”, puntualizó Long al respecto.

Tecnología para todos

Si bien la tecnología es uno de los pilares en el LATU, Long explicó que en el caso de Salto se buscará fomentar los emprendimientos en todos los niveles. Aunque puede haber proyectos que necesiten tecnología más so sticada, también está previsto aplicar soluciones más básicas, como mejorar un sistema de riego. Long agregó que el abanico con el que llegan a tierras salteñas es “muy amplio” para contemplar todos los escenarios posibles. “No solo se puede asociar al LATU con lo último en tecnología, porque es mucho más que eso”, enfatizó.

Las autoridades argentinas están evaluando cuáles son los temas en donde se necesita mayor capacitación

Desde el punto de vista emprendedor, también el polo binacional implica descentralización. Si bien Montevideo seguirá teniendo el protagonismo, es de esperar que con el correr de los años los emprendimientos se consoliden en el interior. A las autoridades del LATU también les interesa colaborar con Argentina. En ocasiones anteriores ha habido un trabajo en conjunto con autoridades porteñas, pero ahora hay un foco claro y permanente.

La oferta educativa

La UTEC ya se instaló en Salto Grande, en noviembre, cuando se dictaron los primeros cursos de ciberseguridad. En los próximos meses trabajarán para formar más docentes, en conjunto con las autoridades argentinas, y se realizó un diagnóstico para saber en qué disciplinas se necesita del aspecto educativo.

El consejero de UTEC, Rodolfo Silveira, explicó que en Argentina siguen haciendo el mismo análisis que se hizo de este lado del charco. Una vez que se termine, se entablará un diálogo con el n de ver cómo llevan adelante la propuesta, sobre todo para aprovechar al máximo la capacidad de ambos países.

Aunque Silveira no adelantó en dónde se piensa hacer foco en Uruguay, comentó que en materia logística habrá que brindar herramientas. Sobre el entendido de que la cadena de proveedores cambiará en los próximos años, en UTEC esperan adelantarse a esas transformaciones y brindar conocimiento para que los egresados estén actualizados.

Otro de los aspectos que deberán atacar, seguramente en conjunto con el LATU, es el agregado de tecnología a la producción de todo el territorio. En algunas zonas de Salto no se aprovechan del todo las oportunidades que brindan las herramientas tecnológicas, por eso será clave aportar desde el punto de vista teórico. “Es un área donde claramente hay una demanda. Y no solo sucede en la zona, sino a nivel país también pasa”, explicó Silveira.

Ampliar los horizontes

El objetivo en común de los cursos que impartirá la UTEC es que buscarán un horizonte de aquí a 10 años. La tecnología es uno de los aspectos más dinámicos, por lo que tratar de adelantarse a los cambios es fundamental. Silveira reconoció que es imposible hacer proyecciones concretas, pero sí se puede preparar a los egresados para un mundo que cambia constantemente. “Esa es nuestra principal preocupación”, añadió. Esto se conjuga con aspectos propios de emprender y para eso se trabajará con el LATU a través de talleres.

Fuente: El Observador

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.