El hilo se corta por el lado más débil

En la tarde del sábado, el colectivo de docentes que debe trasladarse a localidades del interior y a otros departamentos para ejercer su profesión, salía a denunciar públicamente las inequidades en el criterio de transporte de las empresas de ómnibus interdepartamentales. Dichas empresas se negaban a marcar asiento con anticipación a los docentes, no garantizando el viaje de ida a las instituciones educativas así como el regreso a sus hogares. El comunicado emitido por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) el 13 de febrero, carente de precisión, dejaba librado a las empresas la toma de decisiones, las que iban en detrimento de los trabajadores de la enseñanza. 

Teniendo en cuenta que el número de afectados se incrementa si se contabiliza a maestras y funcionarios administrativos y de servicio y a los estudiantes de todos los subsistemas de la ANEP que comenzarán a movilizarse regularmente a partir del lunes 1º de marzo a lo largo y ancho del país, el problema alcanza una magnitud que requiere de rápida solución.

Los docentes temían lo que podía llegar a suceder el lunes a las 6.00 de la mañana en terminal, de donde usualmente parten dos ómnibus con destino a Paysandú con capacidad colmada al 100%, ¿las empresas estarían dispuesta a duplicar sus unidades (llevar a cuatro) para cumplir con la disposición del MTOP del 50% de aforo?

Hoy al caer la tarde el Ministerio de Transporte y Obras Públicas nos sorprende con la decisión de volver al 100% del aforo en todos los ómnibus interdepartamentales a partir del lunes 1º de marzo. ¡Vaya casualidad!

¿Casualidad? En realidad todo se reduce a dinero, en función de ganancia o pérdida. O las empresas duplican sus unidades en ruta (actitud poco probable de quienes no marcan el pasaje a trabajadores que tienen una boletera ya paga y venden el asiento a otro usuario) o el Estado continúa subsidiando la pérdida que eventualmente pudieran sufrir.

El mismo medio que daba esta noticia nos comunicaba el informe oficial elaborado por el grupo ad-hoc a la Comisión Nacional Asesora de Vacunaciones que compartió el Ministerio de Salud Pública. En un fragmento del mismo, al referirse a las expectativas sobre la vacunación, refiere al “proceso de varios meses” y recomienda mantener las medidas de prevención y control como uso de tapabocas, distancia física e higiene.

Aparentemente se ha resuelto el problema de transporte para los trabajadores de la educación y para los estudiantes, aparentemente. Estaremos un poco más tranquilos cuando todos ellos puedan acceder a un asiento debidamente marcado con anterioridad incluido las subidas que se hacen en ruta. Lejos estamos de seguir las recomendaciones de cuidado de la salud; más lejos aún de revertir la supremacía del dinero por sobre todas las cosas.

 

Prof. Marcela Da Col

Edil 1001 – Frente Amplio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.