UN AMIGO INOLVIDABLE

rusoMe cuesta mucho escribir de Luis Alberto Giovanoni en pasado; porque estaba convencido que era de acero inoxidable y había ganado la batalla contra el cáncer; una batalla que había encarado con gallardía excepcional. Es más, creo que esta ingrata victoria de la muerte fue a traición, lo agarró distraído.
Durante más de medio siglo fuimos amigos, y colegas, porque “El Ruso” encaró para el periodismo, y lo hizo con la firmeza y el coraje que ese oficio requiere, por lo que hasta en la discrepancia me sentí siempre unido a su acción.
Su éxito radial, es “la prueba del nueve” de su talento como periodista empresario; su familia, su esposa, sus hijos, su legión de amigos, que hoy sienten ya su ausencia, son la certificación de su condición de hombre íntegro a cabalidad, que es el mejor título a que podemos aspirar en esta vida.
En la otra, en la del afecto y el recuerdo, estará siempre presente, porque además de todas sus virtudes, “El Ruso” era un personaje inolvidable.,

 

Juan Llantada