Recomendaciones a la población para una alimentación saludable durante el verano

 

En el marco de las campañas de “Verano Saludable”, el Departamento de Salud e Higiene de la Intendencia brinda recomendaciones para la conservación y consumo de los alimentos durante la temporada estival. Así como las condiciones de higiene humana y manejo adecuado de los comestibles, para contribuir a la alimentación saludable de la población.

El verano es el período del año en el que se producen más brotes de enfermedades alimentarias asociadas a una manipulación y conservación inadecuada de los alimentos.

Con sencillas prácticas se evitarán intoxicaciones alimentarias tan desagradables para la población en general y tan peligrosas para las personas más sensibles: niños, embarazadas y adultos mayores.

Las altas temperaturas y las bacterias

Para crecer las bacterias necesitan nutrientes (los alimentos), agua (la propia humedad de los alimentos), temperatura óptima (entre 5 y 60 ºC) y tiempo (una sola bacteria puede dar lugar a 64 en dos horas, más de 4.000 en cuatro horas, casi 33.000 en cinco horas y más de mil millones a las diez horas).

Si la temperatura ambiente es entre 25 ºC y 35 ºC y dejamos los alimentos a esas temperaturas durante tiempos prolongados, las bacterias crecerán más. Por tanto, las probabilidades de que ese alimento produzca enfermedades serán también mayores.

Esto es aplicable tanto para la manipulación en el hogar, como para los establecimientos elaboradores o expendedores de alimentos.

Por esta razón, durante los meses de calor, hay que ser mucho más exigente observando las condiciones de almacenamiento y de frío en que se encuentra el alimento cuando se compra en el supermercado o en el comercio del barrio.

10 consejos para una alimentación saludable

1 – Comprar  los alimentos en establecimientos limpios y observar las prácticas de higiene de quien/es expende/n el alimento.

2 – Comprar alimentos que estén conservados adecuadamente, y observar la fecha de vencimiento del producto.

3 – Los alimentos frescos, y los que ya estén prontos para consumir, deben guardarse en la heladera a una temperatura menor a 5 ºC. Los congelados mantenerlos a una temperatura inferior a -18 ºC.

4 – Evitar que los alimentos frescos y los que están para descongelar toquen los alimentos que están listos para el consumo.

5 – Descongelar los alimentos lentamente, sacándolos del congelador con anticipación suficiente.

6 – Cocinar los alimentos a más de 70 ºC evitando que la carne y las aves estén rojas o que suelten jugos rojos o rosados. Los huevos deberán cocinarse hasta que la yema y la clara estén cuajadas.

7 – No dejar más de dos horas a temperatura ambiente, los alimentos preparados.

8 – .Limpiar las tablas de cortar y los elementos utilizados, luego de manipular alimentos frescos.

9 – Lavarse las manos antes de preparar alimentos. Tener especial cuidado de lavarse las manos después de tocar alimentos frescos, después de ir al baño, después de tocar animales domésticos, después de cambiar los pañales al bebé, etc. etc.

10 – Si hay dudas sobre el estado de algún alimento, o excedió la fecha de vencimiento, no consumirlo.

Foto: Dr. Enzo Esquillace. Director de Salud Intendencia. (Foto Diario El Pueblo)