Propuestas para una alimentación más saludable.

Por Andrés Lima (*)

Como Diputado por el departamento de Salto he presentado a nivel legislativo varias propuestas que apuntan a mejorar la calidad de vida de los habitantes de nuestro país. En el presente caso, la iniciativa está vinculada con la alimentación.

El objetivo es estimular el consumo de comidas saludables. Todos vamos a coincidir en que resulta necesario fomentar una vida sana, asociada al deporte y a una alimentación saludable, que prevenga el desarrollo de enfermedades, como las cardiovasculares o renales, la diabetes o la hipertensión; que reduzca su aparición a edades tempranas y mejore en definitiva la calidad de vida de la población.

     Medidas que se suman a las ya implementadas desde el gobierno nacional: dentro de establecimientos educativos y que prohíben por ejemplo la venta de golosinas o alimentos ricos en grasas saturadas y sodio a los niños. La prohibición de fumar en lugares públicos. El fomento de una dieta saludable en niños menores de tres años y mujeres embarazadas. La promoción de la lactancia materna hasta los dos años de edad, así como la entrega a beneficiarios del MIDES de leche en polvo descremada fortificada con hierro para cuya distribución el Estado se vale de los supermercados o comercios adheridos.

Optar por una alimentación saludables es más oneroso y en muchos casos prohibitivo para el común de la población; si bien contamos con la ventaja de disponer de verduras y frutas de estación, en un departamento como el nuestro esencialmente hortifrutícola, son más accesibles, sin embargo: el consumo de aceites con omega 9, pescados de mar, azúcar  apta para cocción granuladas en polvo de bajas calorías, harinas libres de gluten, alimentos para diabéticos, hipertensos o celíacos tienen un elevado costo.

En tal sentido y es la propuesta que he planteado, una inversión del Estado estimulando su consumo, por los beneficios concretos en la prevención de enfermedades crónicas. A los solos efectos ilustrativos considero  que mediante tickets de alimentación con destino específico para la adquisición de tales alimentos, a personas que sufren enfermedades o embarazadas y familias con menores a su cargo o adultos mayores; población que requiere generalmente una dieta más estricta y variada.

Que la población perciba a corto plazo un incentivo concreto para incorporar a su dieta alimentos más saludables y variados.

      

                                           DR. ANDRÉS LIMA.

                                                  DIPUTADO.-