Por Dr: Rolly Maccio – El Tren Bala Vs la Locomotora a Carbón

roooA propósito del veloz tratamiento procesal que ha recibido el Intendente Andrés Lima y la aparente lentitud con que se tramita la denuncia de la Intendencia contra los Ediles por la llamada “falsificación de las boletas” conviene aclarar el origen de ese contraste que, como se verá, no tiene su fuente en la voluntad del Magistrado sino en la estructura procesal de uno y otro procedimiento.

El delito de difamación a través de los medios de prensa por el que se enjuició al Intendente se tramita de acuerdo a un procedimiento establecido en la ley 16.099 que es mucho más ágil y veloz que el previsto en nuestro Código del Procedimiento Penal (CPP) por el que se encuentra en trámite la denuncia de la Intendencia por la “falsificación de las boletas”.

Ese proceso antiguo, el del CPP, ya ha sido modificado por nuestros legisladores aunque no fue aplicado aún, entre otros motivos, por la falta de recursos económicos para su implementación, se estima un costo de aproximadamente 25 millones de dólares para la creación de cargos de jueces, fiscales, defensores de oficio e infraestructura.

El futuro Código del Proceso Penal fue redactado entre 2006 y 2010 por una comisión especial que presidió el catedrático penalista Dardo Preza (ya fallecido) y entrará en vigencia en febrero de 2017.

Es así que el tratamiento de uno y otro asunto no obedece a la voluntad del Magistrado sino a una estructura procesal diversa que pone de manifiesto lo inadecuado el proceso penal vigente y la necesidad de destinar recursos a fin de la implementación de la reforma.

Dr: Rolly Maccio