Necesidad de eliminar los llamados para trabajar con límites de edad

Por Andrés Lima (*)

Una práctica que se ha extendido en los últimos años en nuestro país, en la región, en América y Europa, ha sido el establecer topes de edad en cada ocasión en que se realiza un llamado para ingresar a la función pública. A veces se ha puesto como tope los 29 años; otras veces los 35 años, los 40, etc. La finalidad ha sido rejuvenecer las plantillas de trabajadores, el desarrollo tecnológico, un cambio en la cultura empresarial y la tentación por abaratar costos. Pero esta práctica ha tenido consecuencias negativas: ha aumentado la desocupación en la franja de trabajadores que tienen 50 o más años de edad.

Es por esta razón, es que la Bancada de Diputados del Frente Amplio propone solicitar al Poder Ejecutivo que elabore una Ley que prohíba todas aquellas prácticas o acciones que sean discriminatorias por razones de edad, y que al mismo tiempo fomente la igualdad de oportunidades en el derecho del trabajo.

Nuestro país cuenta en su legislación con una historia de lucha contra la discriminación racial, religiosa, sexual, de género y por discapacidad; pero en cuanto a la discriminación laboral por edad hasta la fecha no existe legislación que garantice igualdad de oportunidades a todos. Es necesaria en consecuencia la existencia de una concientización social que se vea posteriormente plasmada en la ley.

Nuestra Constitución de la República en su artículo 7 expresa que “Los habitantes de la República tienen derecho a ser protegidos en el goce de su vida, honor, libertad, trabajo y seguridad”. A continuación el artículo 8 de la Carta Magna manifiesta que “Todas las personas son iguales ante la Ley no reconociéndose otra distinción entre ellas sino la que surge de los talentos o de las virtudes”.

En consecuencia, la propuesta y la postura de la Bancada  de Diputados del Frente Amplio al respecto, y que será elevada al Poder Ejecutivo, es que cada vez que exista un llamado para trabajar o ingresar a la función pública, a la Administración Central, a los Ministerios, a las Empresas Públicas, o a cualquier otra oficina pública, no haya límite de edad, y que cualquier trabajador pueda presentarse.

Dr. Andrés LIMA.

                                           Representante Nacional.-