Las exigencias de “El Chapo” Guzmán para ser extraditado a EEUU

“Joaquín no rehuye enfrentar la Justicia” de los EEUU y el acuerdo “sería una opción para resolver el problema. De darse, renunciaríamos al trámite de amparo”, detalló su abogado José Refugio Rodríguez, luego de que la Cancillería anunciara que concedió la extradición del líder del Cártel de Sinaloa para ser procesado por dos cortes de ese país.

Especificó que “El Chapo” tenía planeado reconocer su culpabilidad ante los cargos que se le imputan en una corte de California y Texas por tráfico de cocaína y el de delincuencia organizada, asociación delictiva, lavado de dinero, homicidio y posesión de armas de fuego.

Aunque dijo desconocer en qué podría consistir este acuerdo, porque “las condiciones las fija el Gobierno” de ese país, Rodríguez señaló que optaría por asumir su culpa, pero desechando la posibilidad de colaborar con la Justicia estadounidense delatando a terceras personas o trabajar de forma encubierta para ésta.
Guzmán fue recluido en El Altiplano tras ser recapturado en Sinaloa el 8 de enero pasado, seis meses después de que se fugara de ese mismo penal a través de un túnel de 1,5 kilómetros que conectaba su celda con una casa a medio construir en el exterior.

De no obtener dicho convenio, mediante el amparo se podría retrasar la extradición varios meses y el abogado del capo confió en que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) daría la razón a su cliente, al tener una visión de respeto al debido proceso y a los derechos humanos.

Por ello, calificó de “remota” la posibilidad de continuar con el amparo en instancias internacionales, como la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH). Esta última opción está establecida como “una parte del procedimiento donde podría terminar este litigio contra la resolución de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE)”, señaló.

Este mes se emitieron dos opiniones jurídicas que avalaban la extradición del jefe de una de las organizaciones delictivas más poderosas del mundo, en las cuales la SRE se basó para aprobar dicho proceso la semana pasada, antes de que venciera el plazo de 20 días hábiles que tenía para ello.