LA SITUACIÓN ES PREOCUPANTE, PERO EL DISCURSO MÁS. Por Andres Lima

ANDRES LIMA ESCALA DE GRISESHa estallado un problema más en la Intendencia de Salto. Los funcionarios de recolección y barrido reclaman compensaciones y el pago de las cuotas alimentarias y a los bancos con los que contrajeron deudas y, como agente de retención, la comuna debe descontar primero y verter después. Esto último, al no cumplirse, pone en una situación delicada a los trabajadores.
Nuestra solidaridad entonces a los funcionarios municipales que son víctimas de una administración absolutamente irresponsable.

Además, casi que da gracia, nos han culpado a nosotros, todos, desde el ex intendente para abajo, hasta los comunicadores a sueldo, de tener la culpa. Imposible explicar lo que no existe. La realidad es la respuesta.
Pero queremos marcar hoy otra cosa que nos parece tan o más importante como lo que está pasando y sobre lo que queremos ser absolutamente claros.
Toda administración pública, acá, a nivel nacional o donde sea, puede tener problemas financieros, coyunturales o estructurales. Nadie está a salvo de tener problemas. Nosotros, que creemos vamos con mucha fe y mucha fuerza para alcanzar junto a miles de salteños la Intendencia de Salto, podemos tenerlos. Es como en la vida misma, se puede encontrar escollos en lo económico, en lo laboral, en lo familiar. El problema es intrínseco a la vida de las personas y a la vida de las instituciones.

La Intendencia de Salto tiene problemas financieros, hace tiempo, lo hemos dicho, lo han marcado los ediles del Frente Amplio en la Junta Departamental, en los medios, en la vida política del departamento. El déficit que se acerca a los mil millones de pesos no viene de otro lado. Es de acá. ¿Cómo negarlo?
Entendemos que haya problemas, más allá que somos totalmente contestes respecto a la administración económica de la comuna, a usar los recursos para premiar a la barra de amigos de intendente, absolutamente ineptos para dirigir algo, a la vista está.

Pero lo que más irrita, y entendemos a los trabajadores, es el discurso liviano y hasta irónico de las autoridades municipales. Juegan con el dinero de los trabajadores y salen hablando de AFE, de UTE, de la lluvia y del sol, a veces hasta se ríen. Eso es tremendo, no se puede hacer política sin seriedad. Dos palabras y las excusas, dos palabras y la OPP, dos palabras y nos nombran a nosotros o a nuestra fuerza política.

Eso cansa, pero no a nosotros que estamos acostumbrados, sino a los trabajadores. La liviandad del discurso cuando se juega con el dinero de los trabajadores llama la atención.
Si por el contrario, en una mesa de negociación en serio, no hablando de los pajaritos y la lluvia, se les dice en la cara a los trabajadores municipales y al pueblo de Salto que sí hay problemas, que hay déficit, que hay que achicar muchas cosas (empezando por las compensaciones a la barra de aplaudidores amigos), si se sincera el discurso, se empieza a negociar desde la verdad.
Pero el discurso es de una chatura que duele, de una desprolijidad que alarma.
Dicen que Adeoms le hace mandados al FA. Pobreza total de argumentos. Qué mandado si no se les pagan las pensiones alimenticias a los familiares con hijos a cargo que necesitan eso para alimentarse. ¿Pueden los funcionarios municipales que sufren esto, y más, pensar en hacernos favores a costa de que sus hijos pasen malos momentos?

No se puede tener tanta hipocresía. Por suerte les queda poco.

 

                                      Dr. Andrés LIMA

                         Candidato a Intendente de Salto.