La persona más vieja del mundo sería un aymara de 123 años

Vive en una aldea de los andes bolivianos, comió durante toda su vida los vegetales que él mismo cultivó y el Estado asegura que sus documentos son reales.
Si alguien habla de una persona de 123 años lo primero que pensaría cualquiera es que estaría postrado en una cama con problemas de salud, pero no es el caso de Carmelo Flores Laura, quien es un aymara que vive en una aldea de los andes bolivianos aislada del mundo a unos 4.000 metros por el nivel del mar.
El hombre durante toda su vida consumió alimentos que él mismo cultivó, sin ningún tipo de adulteración y completamente naturales.
Según informó el Registro Cívico del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia el hombre es la persona más vieja del país y sus documentos son válidos. 
Incluso podría desbancar a la persona más vieja del mundo según el Libro de los Record Guinnes, quien indica que el récord lo tiene Misao Okawa, una mujer japonesa de 115 años. Por otra parte, también sería más lóngevo que la persona más vieja de la historia, quien sería Jeanne Calment, quien murió a los 122 años y 164 días en el año 1997.