La historia detrás del viral más tierno del mundo

Una mujer en plena sesión de yoga nudista fue sorprendida por su beba, que estaba deseosa de un poco de amor materno.
 No fue planificada ni montada, pero la foto que muestra a una mujer desnuda haciendo yoga de cabeza mientras alimenta a su hija se convirtió en uno de los virales más dulces de la web gracias a las miles de veces que fue compartida en las redes sociales.Hace cinco años que Amy decidió dejar el mundo lleno de cemento, autos y luces artificiales y lo cambió por una existencia más simple en algún lugar perdido en los Estados Unidos donde además conoció a su pareja, Agustín, con quien se convirtió en madre a finales de 2010.

En abril de 2011, la pareja se encontraba en una comunidad de Hawaii con su pequeña hija, quien les regaló una imagen emotiva cuando decidió sumarse a la sesión de yoga de su mamá. Amy estaba de cabeza sobre la hierba cuando de repente la pequeña se le acercó y comenzó a mamar con toda tranquilidad.

“Estaba haciendo mis ejercicios diarios cuando de repente la pequeñita se acercó a comer un poquito. Su papá la había llevado al jardín y ella no pudo resistirse. Por cierto, esto pasa todo el tiempo. Cuando una lola está al aire y hay un bebé cerca siempre va a pasar!”, contó la mujer al sitio especializado BabyCenter, donde compartió su historia por primera vez.

La foto apareció en el Blog de Amy, llamado Daughter of the sun, donde la mujer también muestra su día a día en la naturaleza, así como también las artesanías que vende para mantener a su familia. De hecho, las únicas facturas que manejan son aquellas con las que pagan los impuestos y un teléfono celular.

Todo lo que recaudan va a parar a los viajes alrededor del mundo para conocer los centros de sanación y sabiduría, desde el altiplano en Sudamérica hasta Bali en Indonesia pasando por la India o Nepal.

“‘Hippie’ es un estereotipo muy arcaico que se sigue usando para esta foto. Es una descripción ignorante y desinformada. ¿Qué pasó con el término ‘Ser humano’? Entiendo que nuestra familia no sea el ideal para el estereotipo. Puede que nos veamos muy diferentes al resto del mundo, pero la conexión y el amor que compartimos es ideal”, expresó Amy.