La erosión del medio ambiente y su incidencia en la costa de la ciudad de Salto

Por Andrés Lima (*)

La ciudad de Salto como muchas otras del litoral ha crecido de caras al río Uruguay y su presencia es de fundamental importancia para la subsistencia de la población; además ha permitido la generación hidroeléctrica mediante la Represa de Salto Grande.

Los salteños me sorprenden gratamente por este empuje e interés por las cuestiones no solamente sociales sino también de medio ambiente.

Como integrante de la Comisión de Vivienda y Medio Ambiente, me entrevisté con un grupo de salteños que se ha conformado bajo la denominación de “Comisión salvemos la Costa de Salto”: a los efectos de canalizar su preocupación por la situación de erosión que enfrenta la costa de la ciudad, se reunieron con delegados uruguayos ante CTM.

La erosión es un hecho apreciable a simple vista, baste para ello que observen la zona de la costa y Avenida Paraguay; sobre el río se ha producido un desmoronamiento de la tierra y un barrido de la piedra que le sirve de soporte.

Desde el lado de Uruguay y en la administración del Intendente Escribano Eduardo Malaquina según me informaron se procedió a la colocación de una tela geo textil, una especie de malla negra, y por sobre la superficie se colocó una capa de arena y piedra.

Del lado de la costa de la República Argentina se han realizado una estructura de dársenas y empedrado. Se trata de una estructura dentro del río que sirve en este caso para cortar la corriente y evitar que la fuerza de la misma u oleaje lleguen a la costa.

Esta semana próxima pasada elevé diversas solicitudes y una convocatoria a la Comisión de Vivienda y Medio Ambiente de la Cámara de Representantes a los efectos de que se traslade durante una jornada laboral entera a la ciudad de Salto para apreciar la importancia de la erosión de la costa salteña y la necesidad de tomar mediadas a corto y mediano plazo para evitar su profundización.

Solicité desde mi Banca de Diputado entrevistas para acompañar a estos vecinos  ante el Director Nacional de Hidrografía, repartición dependiente del Ministerio de Transporte y Obras Públicas; a la DINAMA, Dirección Nacional de Medio Ambiente, al Ministro Arq. Francisco Beltrame de Vivienda y Medio Ambiente, todas con el mismo objetivo, canalizar la inquietud y lograr soluciones conjuntas para frenar el proceso erosivo en la costa salteña.  

DR. ANDRÉS LIMA. DIPUTADO.-