Escándalo en EEUU: dejó a la esposa, se casó con su hija y tuvieron un bebé

Un caso de incesto en Carolina del Norte trascendió las fronteras estatales y tiene indignada a la opinión publica de todo Estados Unidos.

Steven Pladl, de 42 años, y su hija Katie, de 20, fueron detenidos el 27 de enero tras comprobarse que ambos mantenían una relación incestuosa y tenían un hijo, nacido en setiembre de 2017.

El caso, que sacudió al tranquilo condado de Wake, se conoció luego de que la historia de la familia Pladl fuera tema de un informe de la cadena WNCN-TV.

Otro detalle asombroso y a la vez escandaloso. Steven hacía de Katie actuara como la madrastra de sus propias hermanas, obligándolas a que la llamaran “mamá”.

LA HISTORIA. Steven dio a Katie en adopción cuando ella era una niña.

En 2016 y con la ayuda de las redes sociales, la joven logró ubicar a su padre, su madre y dos hermanas pequeñas que vivían en Richmond.

Padre e hija comenzaron a tener una relación, que comenzó siendo paternal, pero terminaron enamorándose.

Los padres de Katie entraron en crisis y el matrimonio se terminó en noviembre de 2016, cuando la madre abandonó la casa familiar.

En junio de 2017, Steven y su esposa se divorciaron.

La madre de Katie contó a las autoridades que al poco tiempo que ella dejó la casa, Steven dormía en el piso del cuarto de su hija.

En mayo del año pasado, la joven se enteró de que estaba embarazada.

Steven Pladl y su hija Katie fueron detenidos y trasladados al Centro de Detención del Condado de Wake de Carolina del Norte acusados por los delitos de incesto, adulterio y por contribuir a la delincuencia. Podrían pasar hasta 10 años tras las rejas.

La Corte del estado de Virginia, donde comenzó la relación incestuosa -luego se casaron en Maryland-, les fijó una fianza de un millón de dólares a cada uno, y aguarda la extradición de los acusados para juzgarlos.

En tanto, el pequeño bebé permanece bajo custodia social.

Fuente y foto: Infobae.