En el nombre del padre

Dejemos por una vez los lugares comunes y las frases hechas porque va de suyo que todos sabemos que el día de hoy es puramente comercial pues el día del padre, así como el de la madre, de los abuelos, del niño -en algún momento a alguien se le ocurrirá incluir en el calendario el día de los tíos, de los padrinos, de los vecinos o incluso el día del golero, por qué no- son todos los días, aunque hasta por una cuestión de fecha de cobro de sueldos, sea justamente hoy.

Pero demos por válida esta fecha y aprovechémosla para reflexionar, como padres, porque que hoy sea nuestro día no quiere decir que sea solo para que nos agasajen sino también para que nos preguntemos si hemos hecho correctamente nuestro trabajo como tal.

¿Hemos enseñado valores a nuestros hijos? ¿Hemos sido un buen ejemplo para ellos? ¿Les estamos dando herramientas eficientes para que se defiendan en la vida? ¿Nos preocupamos por ellos en materia de tránsito, vicios y sexo? ¿Nos ocupamos que ellos no tengan siniestros de tránsito, que beban con moderación y si beben que no conduzcan, que el cigarrillo y la droga matan, hablamos con ellos preventivamente sobre el sexo y que si bien ahora las chicas pueden abortar deben seguir usando preservativo para que además de no tener embarazos no deseados eviten el posible contagio de enfermedades venéreas?

¿Qué clase de padres somos? ¿Somos de los distantes o de los cercanos? No importa si se trabaja todo el día, siempre debe existir un momento en el día dedicado a la familia.

Esta primera enumeración de preguntas no deben ser las únicas que nos planteemos, hay más, pero que esta breve reflexión nos sirva a todos para seguir haciéndonos preguntas.

Por tanto, que el día del padre no sea solo pues para recibir regalos, aprovechémoslo también para hacer balance de cómo hemos sido como padres este año que pasó y hacernos cargo del presente y futuro de nuestros hijos.

 

PD: Feliz día a todos los padres en nombre de 10minutos.