Diputado Goñi propone reestructura geográfica de Imaes para habilitar uno en el norte del país

 

Recientemente se concretó en el Parlamento una reunión entre la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados y representantes de la Asociación de IMAEs. De la misma participó el diputado Rodrigo Goñi, quien posteriormente envió una nueva nota a la Ministra de Salud proponiéndole una reestructura geográfica de los IMAEs del país para permitir la apertura de uno en el norte.

CLARA DISCRIMINACIÓN GEOGRAFICA

En su misiva, el diputado Rodrigo Goñi expresa:  “El 05 de noviembre de 2013 hemos recibido en la Comisión de Salud de Cámara de Representantes al Presidente de la Asociación de Institutos de Medicina Altamente Especializada, doctor Gustavo Varela, para tratar la creación, habilitación y cobertura financiera por el Poder Ejecutivo y la Comisión Honoraria Administrativa del Fondo Nacional de Recursos de un IMAE Cardiológico en el Hospital Militar.

La posición expresada es bien clara y contundente: no es necesario un nuevo Centro Cardiovascular en Uruguay, y además, es inconveniente su creación.

Los fundamentos están dados por las mismas razones de siempre, en tanto se sostiene que la cobertura existente nos equipara con los países más desarrollados y que esto además permite un número de procedimientos suficiente en cada institución de manera de obtener un buen entrenamiento de los equipos que los llevan adelante.

Esto coincide además con lo que sostenía hace 10 años, el actual asesor en la materia del Ministro de Defensa Nacional, Dr. Mauricio Cassinelli, cuando sostenía que “no es deseable que haya muchos centros ni es deseable que haya uno solo. Nuestra población alcanza para que existan, dos o tres instituciones fuertes con alto número de procedimientos, por institución y por cirujano”.

Lo cierto es que, más allá del promedio y de los resultados, existe una clara discriminación, que perjudica a quienes viven en lugares alejados de Montevideo, cuanto más lejos, peores resultados, tanto en intervenciones como en supervivencia, como en calidad de vida. Esto es, se discrimina con absoluta injusticia al norte de Uruguay.

De manera que si no es posible, como sostienen los titulares de los IMAE, instalar nuevos centros cardiológicos, entonces se impone una reestructura geográfica que asegure que todos los ciudadanos vivamos en igualdad de condiciones, bajo la premisa de que no puede haber ciudadanos de segunda.

Por una vía o por otra, el MSP debe permitir el acceso a la tecnología, en tiempo, que es a lo que hoy todo el norte del país, no accede.