Conozca los riesgos de recalentar la comida

Especialistas indicaron que hay alimentos que al ser recalentados pueden producir sustancias perjudiciales para el organismo, incluso algunas de ellas vinculadas con el cáncer.

Según informó el Consejo Europeo de Información para la Alimentación (Eufic, por sus siglas en inglés), recalentar algunos alimentos puede traen consecuencias negativas para la salud por las toxinas que producen ciertos microorganismos.

Joseph Pinto, biólogo molecular de Oncosalud, explicó que existen dos importantes riesgos al momento de recalentar la comida.

En primer lugar se refirió a que “usualmente, dejamos enfriar los alimentos antes de guardarlos en la refrigeradora. Pero muchas veces pueden contaminarse con algunas bacterias patógenas, que cuando se calientan comienzan a reproducirse y pueden causar problemas como infección o intoxicaciones”.
A su vez, recalentar la comida puede provocar el desarrollo de sustancias químicas que podrían causar cáncer, principalmente en el caso de los alimentos ricos en grasa.

“Dependiendo de la forma de cocción, hay alimentos que son grasosos, como el arroz chaufa, que al volver a ser calentados pueden producir sustancias que pueden ser perjudiciales”, explicó Pinto.
Para evitar este tipo de riesgos se debe someter a los alimentos a una temperatura de aproximadamente 70ºC. Según señaló Pinto, al recalentar la olla no siempre se alcanza la temperatura de cocción inicial, lo que causa que algunas bacterias sobrevivan y puedan llegar al cuerpo.
En cambio, el microondas sí produce el calor necesario para erradicarlos. El especialista aseguró que se ha comprobado que cocinar las patas de pollo en el microondas produce menos cancerígenos que freírlas.

Pinto entiende que la clave está en calentar los alimentos a altas temperaturas y evitar recalentarlos una y otra vez.

Según la Agencia de Estándares Alimentarios de Reino Unido (FSA, por sus siglas en inglés), lo recomendable es recalentar la comida una única vez.

Los alimentos que resultan más peligrosos son carne cocida, o comidas que contengan carne como guisos o lasaña, pasta, salsas que contengan leche o cremas, pescados, mariscos y arroz.