Que el letrista no se olvide

Las murgas uruguayas sufren. Su historia combatiente aquella que comenzó oficialmente en 1910 con el primer concurso oficial,  inexorablemente esta cambiando, es que el oficialismo en forma silenciosa pero firme les quitó la posibilidad de la crítica. Salvo una Falta y resto señala críticas “globales” al gobierno oficial, separándose de lo puntual y señalando su arrime “ los capitales y al imperio” además de pedir que el candidato Tabaré Vazquez  pida disculpas por haber pedido ayuda a los americanos cuando el lío con los argentinos.

No existe, decimos, para las murgas uruguayas algunos temas que ellos mismos se lo censuraron y los sacaron de la agenda por ejemplo Pluna y el afane de los trescientos millones, la joda de la salud y los enfrentamientos con los sindicalistas, el puerto capitalino, la falta de seguridad en el país y en la capital, el joven muerto en el Cerro por policías de Bonomi, Antel y su estadio arena  para los Montevideanos que pagamos todos, el agua de Ose infectada, el nidito construido en el mismísimo Ministerio de Obras Publicas por el Ministro Pintado, los lavados de dinero, el fracaso de Almagro con la estrategia que llevó adelante con el gobierno argentino, el préstamo del Banco República otorgado a un “trucho” con nombre falso, Aratiri y el medio ambiente, el avioncito de Sendic, el fracaso de casi todas las empresas gestionadas, Afe y su silencio de muerte donde su presidente volvió a ser inspector de transito en la capital, lugar que no debió dejar nunca. Y en esta lista no pusimos la suba de los comestibles, Antel, Ute y Ose la inflación que llegó y nos sorprendió.

La penetración como nunca de la Embajada de los Estados Unidos en nuestro país.

En fin  algunas murgas siguen criticando el pasado rosado, colorado o blanco, que esta bien… pero de los compañeros que actualmente meten la pata y la mano en la lata, silencio.

No queda bien, la gente no es boba o como dice nuestro presidente, “ no se hagan los nabos”, haciendo clara referencia a un tubérculo que el dice que plantó algún día pero que como todo lo de él no esta del todo comprobado.

Quedo claro ¿no? no, no somos nabos.

 

Luis Giovanoni