Bebió de más, acosó a su compañero de asiento, insultó a todos y el avión tuvo que aterrizar de emergencia

Un avión comercial de la aerolínea JetBlue debió aterrizar de emergencia en Washington D.C. debido a una mujer ebria que generó una situación de inseguridad y luego logró quitarse las esposas, según reveló el periódico británico Daily Mail.

El incidente ocurrió en julio de 2017 durante un vuelo entre la República Dominicana y Nueva York, pero se supo recién este martes, poco antes de que la mujer de 30 años asista por primera vez a una corte de Virginia que la acusa de poner en riesgo el vuelo con sus conductas.

Los testigos contaron que Robin Ducore había tomado cuatro copas de vino 90 minutos después del despegue del avión. Cuando la asistente de a bordo se negó a servir más alcohol, la mujer comenzó a insultarla y a elevar la voz.

Ducore también comenzó a coquetear y a tocar la cabeza del hombre que viajaba a su lado, contra su voluntad.

Uno de los asistentes de a bordo se acercó a la mujer y le ofreció agua y comida para controlar la borrachera, pero Ducore lanzó las vituallas al otro lado de la cabina del avión y volvió a insultar.

En ese momento, la tripulación decidió colocarle esposas flexibles de plástico, porque la situación se estaba saliendo de control. Pero cinco minutos después, la mujer logró liberarse mientras lanzaba patadas.

En consecuencia, el piloto decidió aterrizar en el aeropuerto Washington Dulles, en la capital de los Estados Unidos, ya que consideró que existía una amenaza de nivel 2 a la seguridad. Este grado se refiere a conductas abusivas, golpes y tocamientos inadecuados de parte de los pasajeros.

Durante los últimos 20 minutos del vuelo y en el aterrizaje, Ducore sencillamente se durmió.

La abogada defensora Nina J. Ginsberg sostiene ahora que Ducore ya estaba ebria al momento de subir al avión y que la tripulación de la aerolínea de bajo costo no debió venderle alcohol en ese estado, lo cual viola regulaciones federales.