A estrado vacío

Se suspendió el acto conmemorativo de los 33 años del NO a la dictadura cívico-militar en Uruguay que se desarrollaría en Plaza Artigas en la jornada del viernes, tras cuestiones de organización del PIT-CNT, cuyo dirigente Miguel Fiordelmondo se encuentra con licencia médica no pudiéndose hacer cargo del acto hasta incorporarse nuevamente a sus funciones a partir de este lunes.

Sin lugar a dudas el golpe de Estado del 27 de junio de 1973 hirió fuertemente a todas las áreas del país, por sobretodo a la cultura artística que desde hacía una década venía demostrando su descontento con la política que estaban llevando los gobiernos de la época.

Ese descontento también se hizo carne en miles de uruguayos “clase media” ,y “clase obrera” que eran los que con su poder adquisitivo en baja, pero todavía importante, concurrían a los espectáculos y compraban los discos. La campaña electoral de 1971 tuvo en sus escenarios a muchos de estos artistas, que se embanderaron con el Frente Amplio o con los blancos de Wilson Ferreira. A partir del 80 los caminos del ” Canto Popular ” uruguayo fueron años de resistencia casi organizada.En tanto, el descontento popular era rampante; los salarios pulverizados por una política salarial impopular, terminaban de agotar la paciencia de la gente, que se exteriorizaba con caceroladas y manifestaciones callejeras.