La manipulación de las encuestas busca confundir al electorado y pescar en río revuelto.

En época electoral surgen una cantidad de empresas encuestadoras. El negocio va de la mano, también, con una serie de periodistas que se dedican a replicar esos resultados.

La proliferación de sondeos, con tan diversos resultados, no deja de asombrar. Algo torcido hay allí, más cuando se escuchan tantos rumores sobre lo que cuesta que a un candidato lo pongan a sonar.

El negocio, según me han comentado es sencillo. Pagas una plata, y lo ponemos a figurar en la encuesta. Si tiene un poco más de dinero es posible que la gane, pero sino no los tiene, pues lo ponemos de segundo.
La mafia de las encuestas, no solo en Salto sino en todo Uruguay donde debería tener un freno.

Deja Tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.