La aprobación previsible de la ley de urgencia y lo que vendrá (Dr. Álvaro Lima – Diputado FA Salto)

Desde hace unos días, se ha constituido en ley nacional al ser aprobada en la Cámara de Senadores con aquellas modificaciones superficiales que arrastró desde Diputados.

Ahora, tan solo resta su promulgación y publicación por el Poder Ejecutivo y comenzará a desandar su trayecto, un auténtico programa de gobierno que comprende, abarca y domina a toda la Administración Pública.

Desenlace anticipado quizá, del destino de la enorme mayoría de la población uruguaya que mediante impulso de las organizaciones sociales, instituciones, sindicatos, colectivos reconocidos después de tantos años; intentó torcer el rumbo de una voluntad de coalición que gobierna Uruguay resultando en vano y sin chances.

Desde ahora, al Frente Amplio le está asignado un rol de acompañamiento, de comprensión, de fortalecimiento de ánimos templados por la desazón de no haber podido y una inquebrantable vocación de seguir construyendo desde esa sociedad que ha forjado su destino.

Aparece ahora un modelo que endurece la convivencia social desde un rol asignado al segmento policial como protagonista estelar de la seguridad pública, dejando atrás su rol de colaborador de la Justicia.

Represión en los operativos, vulneración de derechos durante el procedimiento, afectación de las garantías procesales y aumento de penas con una preferencia casi excluyente en pro de las sanciones privativas de libertad; destacan en el capítulo de seguridad aprobado.

Algo similar ocurre con la justicia penal sobre adolescentes, con una clarísima aplicación del modelo tutelar – defensista, donde se resuelve por la persona implicada cual objeto de derecho y sin posibilidad de hacer valer la protección integral; que concibe a los y las adolescentes como personas en gradual y progresivo desarrollo de su personalidad.

La privatización de la educación pública y su gestión como empresa, caracterizan a ésta área con una clarísima afectación del estatuto del funcionario público y a la participación docente.

Desde ahora, se coartan los concursos y sorteos con un intencionado quiebre de la igualdad de partes en la negociación docentes – instituciones.

Aparecen nuevos organismos que se crean dentro de la Administración, consejos consultores, asesorías, grupos de expertos en múltiples materias y en realidad; no se dice para qué se crean y cuáles serán sus cometidos.

La fuerza política presenta una posible recolección de firmas como instrumento capaz de seguir bregando para que ésta ley no prospere en nuestra legislación.

En cuanto a ello, he considerado que quizá el tener muy presente éste modelo de regresión y afectación de la agenda de logros y avances con un claro mensaje de predilección y favorecimientos de las clases dominantes; puede resultar de utilidad.

Estaríamos ante una auténtica referencia de todo aquello que no queremos volver a padecer ni a revivir.

Una herramienta de reivindicación de los auténticos programas de desarrollo y crecimiento con descentralización y con igualdad de oportunidades que ha traído el Frente Amplio por mucho tiempo.

Pero de ninguna manera, reprocharemos a la comunidad la decisión adoptada en noviembre pasado. Es ahora ocasión para recomponer y renovar la confianza. Pensando en toda la gente. Pensando en volver dentro de algo más de cuatro años.

Deja Tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.