Queremos que la Intendencia siga siendo frenteamplista en Salto (Dr. Álvaro Lima – Diputado FA Salto)

Mucho más que una expresión de deseo o de emociones contenidas desde meses, la vuelta a las actividades tradicionales de promoción de la campaña departamental; va mostrando una adhesión y ansias de aportar de la gente que nos sorprende de grata manera.

Las reuniones barriales en las que venimos aportando, nos hacen descubrir ese tiempo de experimentar la dinámica y ansiedad del tramo final. Es que van quedando menos de 100 días para la cita con la urna de votos.

Nuestra participación está transcurriendo por una recorrida diaria por domicilios, así como por asistir a innumerables reuniones que se identifican con los diferentes grupos o sectores políticos que respaldan e impulsan la candidatura del compañero Andrés Lima.

Junto a vecinos, familias, trabajadores, jóvenes y una participación activa de personas de la franja de adultos mayores, vamos desandando en el diálogo los dos aspectos que nos hemos propuestos.

Por un lado, repaso y memoria de lo logrado en éstos 5 años de gobierno departamental de la gestión Andrés Lima – Alejandro Noboa.

La salida de una crisis económico-financiera atroz y una línea de crédito que permitió volver operativa una intendencia fundida, devastada y casi en venta.

Se regularizaron los esenciales servicios comunitarios de recolección de residuos, recorrido normal de los buses del transporte de pasajeros, arreglo de calles, avenidas y mantenimiento de la caminería rural así como asegurar el tendido y encendido del alumbrado público.

Cuestiones básicas que no se podían cumplir cuando  se asumió en julio de 2015 y que urgía retomar sin pausas ni desalientos.

Se ha administrado el Departamento salteño, se ha recuperado la confianza en el sistema económico nacional, se han interesado inversores que esperan por un segundo período de Gobierno de la fuerza política en Salto.

Todo eso sin presupuesto propio. Consecuencia previsible que siguió al actuar ajustado a la Constitución y a la ley del Intendente recién asumido y hoy por su reelección.

Los desquicios de ambición y presunta actividad delictiva de algunos ediles que esperan la espada de la justicia; sin embargo no mancillaron la planificación prolija y austera.

El otro aspecto de los encuentros de campaña electoral ya encendida, lo constituyen los augurios de inversión y mejor calidad del trabajo.

La central hortícola del norte, el puerto de barcazas, la reactivación del ferrocarril o el emprendimiento de El Milagro; animan a una comunidad que quiere convertir la zafralidad en mejor calidad y solidez laboral.

Contamos con un candidato con una cualidad que siempre ha destacado y es la capacidad de diálogo, generación de acuerdos y negociación.

Necesarias para ir a afianzar esas inversiones que ya han sentado sus bases en el gobierno nacional.

Para el final, cabe agregar otro aspecto crucial que se mete en campaña. La vida de la población de todo el país cambió con esas medidas económicas que han perjudicado a la enorme mayoría.

El salario ha caído, la desocupación ha aumentado, la inflación viene crecido y se sitúa en un 11%, los alimentos con precios para el alpinismo y lo más importante: no queremos ese modelo de administración de desmantelamiento para Salto.

Deja Tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.