«Una intendencia solidaria»

De Andreina Ross

Hay obras, ideas, proyectos que además de sus efectos positivos para la sociedad, tienen la virtud de definir la naturaleza de los gobiernos que las llevan a cabo. Desde mi punto de vista, la iniciativa del tarifado solidario (“Zona azul”) impulsada durante nuestra gestión, cumple esa característica, pues refleja su carácter social y solidario.

Cuando German era intendente, desde el centro comercial de Salto, se le planteó la problemática que había en el centro de la ciudad con relación al estacionamiento vehicular. Como bien sabemos, los empleados de los comercios, bancos y oficinas públicas, eran clientes fijos para parar sus automóviles durante toda la jornada laboral, dejando así poco espacio para aquel que llega al centro a hacer un mandado, un trámite o una compra cualquiera.

Así surgió la idea de cobrar una tarifa con el objetivo de poder lograr “movilidad” en el centro, con el agregado – por iniciativa de Germán- de que lo recaudado fuese destinado a colaborar con instituciones benéficas de nuestro departamento (en su momento, más de 35 de diferente tipo).

Siendo que el objetivo estaba claro y que lo generado por la zona tarifada no respondía a ningún afán recaudatorio sino al deseo de ayudar a los que ayudan, todo el mundo entendió la medida y colaboró con buena voluntad y suma responsabilidad.

Es una pena que una iniciativa como esa no haya sido continuada como se venía implementando, ni replicada en otras tantas actividades por la gestión de Lima, que se llenaba la boca diciéndose cercana a la gente.

Un comentario sobre “«Una intendencia solidaria»”

Deja Tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.