AHORA TODOS SOMOS BATLLISTA

Un día como hoy, 21 de mayo, del año 1856, nacía Don José Pablo Torcuato Batlle y Ordóñez en Montevideo. Cumpliría hoy 164 años si no hubiera fallecido el 20 de octubre de 1929 con 70 años.
Presidente de la República por 2 períodos, desde 1903 a 1907 y desde 1911 1 915. Además de Político, periodista. Hijo de Lorenzo Batlle, el menos conocido quizá de los Batlle pero, a mi humilde entender, quizá el más interesante.
Sin dudas una de las acciones que más visibilidad hasta el día de hoy tuvo José “Pepe” Batlle fueron sus reformas económicas y sociales que permitió a Uruguay una gran transformación como uno de los países más estables en materia económica y Política de toda América Latina. Y aunque fue Presidente durante 8 años creó una mística indiscutible e influyente durante décadas, tanto así que los historiadores marcan en sus libros una Era Batllista.
Hoy existe, ya no sólo dentro de su Partido Colorado, sino en todos los Partidos políticos, sectores, listas, fracciones que son o dicen ser BATLLISTAS. Parecería que hoy todos somos Batllistas. Se dicen impregnados de esa impronta socialdemócrata, de ser integradores, decir que se es Batllista es bien entendido y no cae mal a nadie. Terminan disputándose el ideario de José Batlle y Ordóñez, todos se cuelgan de su sobretodo.
Y según nuestros mayores si no sos colorado no podés ser Batllista y si sos Batllista sos colorado, por qué?, porque es una doctrina creada por José Batlle y Ordóñez que sostiene desde lo más básico; que para el desarrollo de un país, una sociedad, el Estado debe controlar aspectos básicos de la economía y tener una amplitud muy grande de leyes sociales, como consecuencia, una economía pujante, un Estado benefactor, una legislación social de avanzada. Todo eso se logró y no hay nada que inventar. Fue mérito de Batlle y algunos que luego lo continuaron. Una sociedad fuertemente laica, una notable extensión de la enseñanza, del sistema electoral, una gran paz por más de 30 años. Perfección no, seguramente faltó una reforma agraria para modernizar la tenencia de la tierra, no hay gobernantes perfectos.
Cuando todos sabían que iba a ser nuevamente candidato hacia la segunda presidencia la palabra Batllismo ya estaba impuesta y el mismo protagonista manifestaba que lo incomodaba de alguna manera ya que era muy personalista y exagerado, luego se reía del término y más adelante terminó usándolo con orgullo en los diarios.
Lo cierto es que la corriente Batllista continuó y continúa, con matices. Pero en Salud y Obras Públicas hay que recorrer para encontrar avances tan importantes en calidad y cantidad, carreteras, puentes, escuelas, etc.
Hay miles de anécdotas que reflejan a Don Pepe pero voy a dejar una que está en los archivos de Diario El País del año 1996, colección que tengo el placer de contar en versión papel.
Era el año 1905, durante su segunda presidencia, cuando una manifestación de obreros en huelga pasó frente a casa de Gobierno y Batlle, dejando asombrado a todos los manifestantes dirigió un discurso a viva voz desde el balcón reconociéndoles el derecho a huelga y mostrándoles el respeto por su reclamo, un discurso que marcó históricamente la impronta en la política Presidencial.
Ya sea por acción o por reacción , Don Pepe sigue siendo un punto de referencia indiscutible, a veces odiado, las más de las veces amado. Es imposible analizar su legado solo en un conjunto de obras o leyes. Tenemos un señor que mantuvo el orden, administró la justicia, mantuvo las relaciones internacionales, con una gran impronta económica, laica, educativa, en salud, en obras, en el aspecto social del país.
Entendemos entonces cómo todos quieren ser Batllistas.

Edil Mtra. María de los Ángeles Márquez Rossi
Lista 107 – Batllistas

Deja Tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.