Joaquín Pirotto nos comparte su experiencia como hijo de una maestra

Me gustaría compartir mi experiencia como hijo de una maestra; al estar en cuarentena paso más tiempo con mi madre y en estos días hubo algo que captó mi atención:
Hoy por hoy se hace difícil comprender por qué hay personas que rechazan un menú nutritivo, recién elaborado y todavía calentito como el que brindan nuestras escuelas, a pesar de no estar dictando clases. Sin embargo esto sí sucede!!
A la semana siguiente de haber suspendido las clases se comenzaron a anotar a los niños que «supuestamente necesitaban» seguir recibiendo alimentación, ampliando la cobertura permanentemente con el fin de dar la oportunidad a más estudiantes. Cabe destacar el compromiso tanto del personal docente como de las autoridades, en cuanto a la implementación y organización de este nuevo desafío. Pero lo que resulta inexplicable es que haya familias que no levanten su comida, a pesar de que se les informa debidamente, se les recuerda por diferentes medios y además, se les brinda un amplio horario. Por otro lado, hay quienes tienen el tupé de rechazar el menú, simplemente porque no es de su agrado. Y estamos hablando de una importante cantidad de viandas sin levantar cada día en diferentes escuelas; ya que me informé al respecto.
Todo ésto me llevó a reflexionar : ¿qué pasa con esta gente?
Yo me siento orgulloso de que en nuestro país se brinde alimentación a los más necesitados, pero también me da impotencia esa gente que no deja lugar al que verdaderamente lo necesita; ¡no tenemos para tirar manteca al techo! Entonces, por un lado veo al gobierno organizando diferentes tipos de apoyo , las empresas y diversas instituciones haciendo un gran esfuerzo así como a mucha gente pidiendo donaciones para apoyar a los que más lo necesitan, mientras que por otro lado hay gente despreciando lo que se les da, que por cierto no es gratis; ya que alguien siempre se hace cargo de su costo.
Somos un país solidario por naturaleza, por lo tanto, las donaciones y la ayuda siempre van a estar, pero desde mi punto de vista creo que, como en todos los órdenes de la vida tiene que haber reglas; estableciendo límites y sanciones, para que la verdadera justicia social e igualdad de oportunidades fortalezcan nuestra sociedad.

Joaquín Pirotto
4.271.696-4
Salto

Deja Tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.