Cacerolazo y apagón, para enfrentar entre todos la crisis

El 25 de agosto de 1983, culminando ese día una serie de movilizaciones que hiciera SERPAJ, se realizo un apagón voluntario y un cacerolazo del pueblo uruguayo en contra de la dictadura. El 30 de marzo de 1984, la Interpartidaria, convoco a un cacerolazo y apagones voluntarios, para reclamar elecciones sin exclusiones de partidos y personas, amnistía general e irrestricta, trabajo y salarios dignos. Luego hubo otros cacerolazos que fueron empujando a la dictadura a su final.
Ya en el 2002, en plena crisis económica, las cacerolas se volvieron a escuchar, buscando respuesta del gobierno ante la difícil situación que atravesaban miles y miles de uruguayos, cacerolazo que fue catalogado por el ex presidente Julio María Sanguinetti como “recurso fascista”.
Las cacerolas y los apagones voluntarios, siguen siendo la más pura expresión de descontento del pueblo ante situaciones que van en contra de los que menos tienen, de los más vulnerables, que van en contra de los trabajadores. La cultura de la acción colectiva y organizada se instalo como movilización de los ciudadanos dando respuesta a las políticas económicas anti populares implementadas, el cacerolazo, además de manifestarse como una demanda real en torno a consignas prácticas, constituye asimismo una expresión popular de protesta simbólica.
El PIT-CNT, junto a otras organizaciones civiles, convoca para hoy miércoles 25 a las 21 hs un apagón voluntario y un cacerolazo, proponiendo además una serie medidas que deberían aplicarse para hacer frente a esta crisis, que ya no es sólo sanitaria sino que abarca a lo económico y social. Debido a que no es posible convocar a grandes cantidades de personas por las medidas preventivas dispuestas ante la situación del Coronavirus, la forma de que se escuche y atienda los reclamos es mediante un apagón y cacerolazo colectivo.
Que plantea el PIT-CNT junto a otras organizaciones sociales
1. Creación de una renta transitoria de emergencia que asegure que todas las uruguayas y uruguayos cuenten con un ingreso mínimo que les permita acceder a bienes y servicios básicos mientras dure esta situación.
2. Implementar medidas de protección a las pequeñas y medianas empresas que garanticen los puestos de trabajo.
3. Reclamar a las empresas que en estas circunstancias de crisis no tomen medidas unilaterales al margen de la negociación colectiva. Prohibir los descuentos salariales o adelanto de vacaciones para los y las trabajadoras que – por integrar grupos de riesgo- han accedido a una licencia médica en el marco de la emergencia.
4. Postergar el aumento de tarifas e impuestos anunciados. Flexibilizar y diferir el pago de tarifas públicas, tributos, corte de servicios, alquileres y desalojos. Implementar políticas focalizadas de rebajas de las tarifas públicas para quienes menos tienen. Congelamiento de alquileres y de cuotas de créditos hipotecarios por seis meses.
5. Implementar un control de precios de la canasta sanitaria y de insumos, alimentos básicos y garrafas de gas.
6. El Estado debe dar señales claras y un control riguroso de todos los fenómenos de especulación y lucro indebido de quienes quieren beneficiarse con ganancias extraordinarias en esta situación dramática.
7. Proteger con todos los insumos necesarios a los trabajadores y trabajadoras de la salud y a la totalidad de trabajadoras y trabajadores públicos y privados que están al servicio de nuestro pueblo enfrentando a esta crisis en la primera línea.
8. Partida presupuestaria extraordinaria para abastecer a todos los centros de enseñanza de jabón, alcohol en gel, toallas, desinfectantes, repelentes, guantes, etc. y para garantizar la higiene de cada establecimiento, cuando se reanuden las clases.
9. Elementos de higiene y seguridad para todo el transporte público, unidades suficientes para que no viaje con personas paradas, ni con todos los asientos ocupados.
10. No implementar los anuncios de reducción del gasto público en el momento en que más recursos se requieren para atender la emergencia.
11. Garantizar acceso a la salud para todas las personas enfocadas en pacientes crónicos, con enfermedades preexistentes, atendiendo en barrios y zonas periféricas en todo el país.
Estas son medidas que acompañan a las que ya está tomando el gobierno, pero que va a profundizar la ayuda de los que menos tienen y garantizar la salud y la alimentación de los más desposeídos.
Por eso hoy a las 21, vamos a acompañar esta propuesta de apagón y cacerolazo, que no va en contra del gobierno, si no de plantar propuestas mucho más populares de las que se están instrumentando.
Téc. Univ. Gustavo Chiriff
Lista 1001 – Frente Amplio

Un comentario sobre “Cacerolazo y apagón, para enfrentar entre todos la crisis”

  1. Deberían pedirle al pato celeste con los curros de Venezuela , a sendic que no le paguen mas el subsidio , a placeres y murro el dinero que le dieron por la empresa envidrio, a los empresarios que se beneficiaron con la regasificadora que nunca se construyo y desaparecieron 150 millones de dolares , a astori que mande a toda la flia pa la casa y que dejen de currar en el estado y todas los despilfarros que hicieron durante los últimos 15 junto con el despilfarro de la intendencia de mdeo, que les paga hasta los murguistas para que salgan a pasear por el mundo y con todo ese dinero ahorrado, se pueden cumplir las fantasías animadas de los comunistas, que como todo los mafiosos quieren que sus súbitos vivan como perros, mientras su clase dirigente del partido, se hacen la panzada con champagne y caviar disfrutando de la vida al mejor estilo capitalista.

Deja Tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.