Moroni: así fue el operativo que logró incautar 416 kilos de cocaína

Uno de los formalizados tenía dos requisitorias por homicidio y tres antecedentes penales. Un cuidadoso operativo permitió su detención.

La Fiscalía imputó este lunes a dos personas por el transporte de 416 kilos de cocaína que fueron incautados en un operativo policial en Río Negro. Una de ellas es Pablo González Correa, con varios antecedentes penales por narcotráfico.

La información del documento fiscal ofrece detalles de cómo se realizó este operativo, ocurrido solo días después de la incautación récord en el puerto de Montevideo.

la Fiscalía de Estupefacientes de Primer Turno, con la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas, inició una investigación tras recibir información de su similar de la República de Paraguay, que indicaba la existencia de un grupo de personas dedicadas al transporte y comercialización de sustancias estupefacientes, teniendo como destino la ciudad de Montevideo.

Esta información aportaba además que se utilizaban vehículos de alquiler para tal fin.

Información complementaria indicaba que, tras los ingresos de la sustancia, se realizaba su acopio en una zona rural próxima a la ciudad de Young, desconociéndose hasta el momento el punto exacto.

Desde ese lugar se iba a transportar hacia Montevideo, una vez que encontraran las condiciones propicias.

Ante este panorama la Fiscalía solicitó la autorización judicial correspondiente para aplicar el mecanismo de investigación denominado «entrega vigilada».

El 29 de diciembre varios equipos se encontraban desplegados estratégicamente en las inmediaciones de la ciudad de Young. Próximo a la hora 04:38 se logró detectar un auto Suzuki que circulaba por ruta 25 (que era conducido por González Correa).

El auto se desvió a ruta 3. Considerando que la información primaria indicaba que la organización utilizaba vehículos de alquiler, se dispuso en ese momento que uno de los equipos iniciara el seguimiento.

Aproximadamente cinco minutos más tarde observaron pasar por la misma intersección de la ruta 25 una camioneta marca Nissan que tomó el mismo camino que el Suzuki, arribando por ruta 3 hacia el sur. También se inició su seguimiento.

Mientras tanto, el equipo que se encontraba realizando el seguimiento del automóvil Suzuki observó cuando este giraba hacia la izquierda para tomar por ruta 20 en dirección hacia la intersección con ruta 4.

Atento a las características del vehículo y de su trayectoria, se efectuaron las coordinaciones para que se instalara un puesto de control por parte de otros equipos en la intersección de las rutas 20 y 4.

Por su parte, el equipo que venía realizando el seguimiento de la camioneta Nissan logró observar que también hacía el mismo trayecto que el vehículo Suzuki. Esto fue considerado un indicio de la coordinación existente entre sus conductores, en un modus operandi «archiconocido» en materia de traslado de productos ilícitos, señala la Fiscalía. El primer auto, al que se denomina «puntero», verifica que el camino se encuentre despejado o informa con suficiente antelación de los controles que pudiere detectar, para que no alcance al vehículo que, en este caso, transporta la droga.

Habiéndose dispuesto la instalación del puesto de control en la intersección de las rutas 20 y 4, a la hora 5:25 llegó el automóvil Suzuki. Se procedió a su inspección. Como se indicó, era conducido por González Correa, poseedor de tres antecedentes penales (dos por estupefacientes). A este hombre se le incautaron dos celulares, además de $ 21.500 y U$S 14.800.

En el otro puesto de control, ubicado también sobre la ruta 20 pero unos cinco kilómetros antes de la intersección con ruta 4, arribó a la hora 5:29 la camioneta Nissan.

Realizada la inspección de la camioneta se observó en su interior varios bolsones simulando ser ración. Al abrirlos, se encontraron 397 envoltorios, con forma de ladrillo, cuyo contenido dio positivo a la prueba de campo de cocaína. Su peso superó los 415 Kilos.

El segundo imputado llevaba un celular y $ 8500. Según sus dichos este dinero era parte de un adelanto de los $15.000 que le ofrecieron por realizar el flete.

Las explicaciones ofrecidas por los indagados en sede de Fiscalía, asistidos por sus respectivas defensas, «no resisten el análisis conforme a las reglas de la sana crítica y por tanto se constituyen en un indicio de mala justificación».

Se dispudo la prisión preventiva de los imputados por 240 días «atendiendo a la solidez y gravedad del supuesto material, el riesgo de fuga que se infiere de la natural tendencia a evitar una pena grave y por el riesgo de entorpecimiento de las investigaciones».

Se solicitó además la apertura de sendas cuentas en moneda nacional y en dólares a disposición de la sede para depositar el dinero incautado.

 

 

 

Fuente: Montevideo Portal

Deja Tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.