La grasa fue la “chispa de la humanidad” asegura estudio

La afición de nuestra especie por las comidas grasientas viene de muy lejos. Antropólogos de la Universidad Emory en Atlanta, EEUU, han publicado un nuevo estudio en el que sostienen que nuestros ancestros comenzaron a consumir grasas mucho antes incluso de que empezasen a cazar animales de gran tamaño, y que ese cambio de dieta fue crucial para dar el salto desde los lejanos homínidos al homo sapiens
.
Según los investigadores, hace cuatro millones de años, los ancestros de la especie humana consumían grasa que obtenían de los restos de animales que encontraban muertos. De esta manera habrían conseguido los nutrientes necesarios para que su cerebro se desarrollase de forma espectacular.

El estudio, recogido por la revista de divulgación Quo, recuerda que el cerebro humano consume el 20% de toda la energía del cuerpo estando en reposo. ¿Cómo pudieron entonces nuestros ancestros conseguir los nutrientes necesarios, en el período en el que ya no eran criaturas arbóreas, pero tampoco estaban completamente adaptadas al medio terrestre?

Los autores del consideran que la hipótesis de pensar que lo hicieron cazando pequeños animales de carnes magras, no se sostiene. Por eso, entienden que se especializaron en acechar a otros depredadores, para aprovechar los restos de las presas que aquellos dejaban. Dichos restos eran generalmente la piel, con sus capas de grasa, y los huesos, repletos de nutritivo tuétano.

Deja Tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.