Hallan segundo submarino de la “flota perdida” de Hitler

Un equipo que está filmando un documental sobre la denominada flota perdida de Hitler” encontró los restos de uno de los seis submarinos alemanes desaparecido en el Mar Negro durante la Segunda Guerra Mundial. Los restos del U-23 -un sumergible de 280 toneladas y 40 metros de largo- se localizaron a unos 40 metros de profundidad, y a unos 3.7 kilómetros de la costa de Agva, un conocido destino turístico en Turquía, a unos 100 kilómetros de la ciudad de Estambul .

El descubrimiento fue hecho en el marco de un documental del canal público turco TRT, llevado a cabo en asociación con la Armada de ese país.

Los seis submarinos (U-18, U-19, U-20, U-21, U-22 y U-23) motivaron a lo largo de los años sucesivas exploraciones marítimas para encontrarlos. En 1994 la Marina turca encontró el U-20. El U-23 fue identificado ahora sobre la base de los estudios del ingeniero naval turco Selcuk Kolay. También se sigue la pista del U-19, que se supone que yace en algún lugar de la costa de la provincia de Zonguldaque, en el norte de Turquía.

La “flota perdida” fue enviada por el régimen nazi al Mar Negro con la intención de participar en la Operación Barbarroja, nombre con el que se denominó la invasión de la Unión Soviética. Pero los alemanes afrontaron desde el comienzo un problema: Turquía era una nación neutral en la II Guerra y, como tal, no podía dejar pasar los submarinos alemanes por el Estrecho del Bósforo y los Dardanelos.

Ante esa situación, se decidió que los submarinos fueran desmantelados y transportados por el río Danubio y luego por tierra hasta el puerto de Constanza, en Rumania (entonces aliada de los alemanes), donde fueron ensamblados de nuevo.

Según el diario turco Daily Sabah, la flota de submarinos participó en 56 operaciones contra buques soviéticos y habría conseguido hundir decenas de barcos. Para 1944, los soviéticos habían abatido tres de los submarinos.

En ese año, ante la victoria inminente de los Aliados y dado el nuevo rechazo de Turquía a dejar pasar los submarinos -esta vez en la ruta inversa, hacia el Mediterráneo- Alemania ordenó a las tripulaciones hundir los tres submarinos que quedaban, para evitar su caída en manos de los soviéticos, que ya se habían apoderado del puerto de Constanza.

Deja Tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.