Era la ciudad más extensa del mundo y fue destruida por el agua

Para el año 1.200, Angkor (en el territorio actual de Camboya), era la ciudad más extensa del mundo, con una superficie de aproximadamente 1.000 kilómetros cuadrados. La urbe había pasado los últimos cientos de años construyendo y expandiendo una red de canales, terraplenes, embalses, fosos y otras estructuras dedicadas a la administración del agua.

Pero en el siglo XV, el rey de Angkor y muchos plebeyos abandonaron misteriosamente la ciudad. Algunos investigadores han atribuido la desaparición de la ciudad a la guerra con un reino vecino en la actual Tailandia, y posiblemente al tumultuoso reemplazo del hinduismo por el budismo en la región.

¿El clima tuvo la culpa?
Sin embargo, una reciente investigación publicada en la revista Science Advances, sugiere que las inesperadas inundaciones (tras décadas de escasas precipitaciones) desencadenaron una serie de fallas en el sistema acuático más grande del mundo preindustrial.

Dan Penny, coautor del estudio y geocientífico de la Universidad de Sídney (Australia) desarrolló junto a colegas un modelo computarizado de cómo un cambio rápido en los períodos de lluvias intensas afectó la red de agua de Angkor alrededor del año 1.300.

Un volumen crítico de agua
Una serie de simulaciones indicaron que, debido a un volumen crítico de flujo de agua, los canales de tierra que llevaban agua al sistema comenzaron a erosionarse y ampliarse. Entonces, el agua se desvió de manera desigual a través de las intersecciones en la red, rebasando algunos canales conectados y apenas goteando en otros.

Mientras tanto, la acumulación de sedimentos disminuyó aún más el volumen de agua que podían transportar los canales, intensificando el flujo desigual de agua a través del sistema.

Pronto se habría producido una avería de toda la red de agua, lo que aceleró la desaparición de Angkor, según concluyeron los científicos.