La hermana del comerciante asesinado expresó “El tenía miedo de la inseguridad, siempre me decía que no hay que confiarse en nadie”.

Marcela De Mattos, hermana del comerciante asesinado en una rapiña el pasado viernes habló luego del trágico momento vivido la pasada semana “En una época fue “bagayero” actualmente tenía ese comercio porque como había estado preso por el “bagayo” queríamos que estuviera en algo legal, era el sostén del hogar, vivía de eso, hace un par de años que tenía ese comercio”.

“El a veces me planteaba, que lástima que está tan insegura la cosa, hablamos del tema, pero nunca pensé que fuera a pasar en un comercio tan chiquito. Era un bolichito” manifestó.

“Estuve con la señora, le pidieron plata, ellos le dieron lo que tenía, era poco, habían repuesto mercadería y era lo que tenían, ella me dijo “no nos creyeron que era lo único que tenía” narró.

“Lo que sé es que se la dio por la espalda, lo fusiló a quemarropa, y mi cuñada recibió un balazo”.

“El tiene varios hijos, con el tenía las tres chiquilinas que estudian y una nieta. El tenía miedo de la inseguridad, siempre me decía que no hay que confiarse en nadie” agregó.

De Mattos logró superar el cáncer “Hay una parte del tratamiento que ya terminé, superé ese obstáculo. Mi cuñada me decía que el se “pelaba” la cabeza cuando yo tenía la quimio para acompañarme”.

“Yo esperaba más que me pueda pasar a mí que a el. Ese día llegué contenta porque podía descansar temprano, me llamaron y cuando hablé con mi sobrina no podía creer” acotó.

De Mattos concurrió a la manifestación el pasado domingo “Me sentí muy acompañada y tengo esperanzas de que cambien las leyes, pienso que si le pasó eso a mi hermano que era un hombre con calle, que estuvo preso. ¿Qué puedo esperar que le pase a mis hijos?. Es una angustia tremenda”.

“En otros países hay leyes mucho más severas. En Estados Unidos no se puede tener sucio el frente de una casa, acá es el reino del revés” declaró.