Nueva “casa del horror”: Pareja torturaba y mantenía en condiciones inhumanas a sus diez hijos

Cuando todavía está fresco en la memoria el terrible caso Turpin, las autoridades de California detectan un horror similar en otra casa.

Una pareja de California ha sido acusada de múltiples cargos de tortura y abuso infantil a sus diez hijos -entre los 4 meses y los 12 años- a los que habían encerrado bajo condiciones “horribles” en el sótano de la casa.

Jonathan Allen, de 29 años, el padre de los niños, niega siete cargos de tortura y nueve acusaciones de abusar de los niños, que tienen entre cuatro meses y 12 años, en su casa en Fairfield, al norte de San Francisco. La madre, Ina Rogers, de 31 años, será acusada este miércoles de nueve cargos de abuso infantil, dijeron los fiscales.

La vicegobernadora del distrito de Solano ha afirmado este lunes que la tortura fue llevada a cabo “con propósitos sádicos” y que estaba “horrorizada” por las declaraciones de los niños.

Según publica el periódico ABC, el teniente de la policía de Fairfield dijo que los niños sufrieron heridas punzantes, quemaduras, hematomas y lesiones que concuerdan con el disparo con una pistola de perdigones. El abuso fue revelado en entrevistas con los niños en las últimas seis semanas.

“Literalmente, te rompe el corazón, y te indignas cómo un padre puede cometer esos actos”, se pregunta la vicegobernadora del distrito.

La policía supo de la situación gracias a la mayor de las hijas. Cuando los agentes revisaron la casa de la familia, encontraron otros nueve niños en “horribles condiciones de vida” según detalla un comunicado de prensa de la policía de Fairfield. Los niños estaban “viviendo en la miseria y en condiciones inseguras”. Los menores no requirieron atención médica tras su rescate.

Las historias sobre abuso salieron a luz gradualmente durante las últimas seis semanas, y ocho de los niños contaron a profesionales sobre incidentes que datan de hace varios años, dijeron las autoridades.

Este escándalo revivió en la opinión pública estadounidense el de la casa de los horrores de la familia Turpin, una pareja que encerró y torturó durante años a sus trece hijos, también en California.