Intendencia reparará los taludes de puentes Sarandí y Treinta y Tres

El ingeniero Juan Pablo Zoppi, integrante del departamento de Obras de la Intendencia de Salto, explicó que la inestabilidad en el talud de ingreso al puente Treinta y Tres ocurre porque las estructuras, sobre todo en los últimos tiempos, están siendo sometidas a períodos muy frecuentes de saturación de agua y posterior secado, debido a las intensas precipitaciones y crecientes. El profesional indicó que las estructuras de los puentes están en perfectas condiciones. Tanto los puentes como los pilares no presentan deterioros ni daños estructurales significativos.
El área de Obras de la Intendencia de Salto comenzará en breve una serie de trabajos para recuperar y reforzar los taludes que han ido perdiendo soporte debido a los fenómenos climáticos.
El desprendimiento de tierra en uno de los taludes de acceso al puente Treinta y Tres provocó la necesidad de inhabilitar una calzada mientras se trabaja en el lugar. Zoppi indicó que la vegetación que hay en el lugar sirvió como sostén de la estructura porque las raíces de los árboles colaboraron para mantenerla unida a lo largo de los años. De todas maneras, ahora es necesaria una intervención más importante, mediante la colocación de paredes de piedra en la base de los taludes para ejercer una mayor contención del suelo. Previamente, se procederá al desmalezamiento de la zona.
El ingeniero advirtió que una situación similar ocurre en los taludes del puente Sarandí, motivo por el cual los trabajos serán ejecutados en las dos estructuras. Una vez culminadas estas tareas, será posible recomponer las banquinas y calzadas afectadas por el desplazamiento de tierra. Serán tareas que demandarán varios meses de trabajo.