Sin Donald Trump: La Cumbre de las Américas, con los casos de corrupción como eje central

La VIII Cumbre de las Américas, que reunirá en Lima a la mayor parte de los gobernantes del continente, comenzará oficialmente a última hora de este viernes, con los casos de corrupción como eje central.

Con las ausencias del líder estadounidense Donald Trump, que canceló a última hora por la crisis siria, el venezolano Nicolás Maduro, quien fue vetado por Perú cuestionando su desempeño democrático,y el ecuatoriano Lenín Moreno, que regresó de urgencia a su país por los rumores de muerte de los periodistas secuestrados, los mandatarios se reunirán el sábado en plenario para debatir y consensuar posturas.

Previamente, los cancilleres y altos representantes de los 34 países invitados a la cita regional acordaron este jueves el documento contra la corrupción y para impulsar la gobernabilidad en el continente que adoptarán los jefes de Estado y de Gobierno en su reunión plenaria del próximo sábado.

Ese fue el resultado de la reunión preparatoria que los diplomáticos mantuvieron en el Centro de Convenciones de Lima, encuentro que se mantuvo en estricta reserva.

Según informó la Cancillería peruana en un comunicado al término del encuentro, el denominado Compromiso de Lima quedó “listo” para ser adoptado, lo que consideraron un éxito y un resultado que “revitaliza el proceso de Cumbres”, ya que es la primera vez en 13 años que se logra consensuar “un documento orientado a la acción” antes de la reunión de presidentes.

El ministro de Exteriores peruano, Néstor Popolizio, quien presidió el encuentro, se mostró satisfecho por “el logro alcanzado gracias al esfuerzo y buena voluntad de las delegaciones desplegado durante 7 meses de intensa negociación”.

El texto aprobado incluye acciones concretas para la lucha contra la corrupción en la región en temas como transparencia y acceso a la información, participación de la sociedad civil en el seguimiento de la gestión gubernamental, protección de informantes y libertad de expresión, educación en valores democráticos y el rol del sector privado en la lucha contra la corrupción, entre otros temas.

También incluye referencias al financiamiento de los partidos políticos, la transparencia en obras públicas y compras gubernamentales, el intercambio de información y evidencia jurídica entre las fiscalías, la cooperación entre los sectores bancario y judicial y la profundización de iniciativas de recuperación de activos, así como medidas contra el cohecho y soborno internacional.

Fuente: EFE