Así fueron los primeros días de Lula en la cárcel: celda de primer nivel, libros, televisión, internet y fútbol

Brasil tiene la tercera mayor población carcelaria del mundo, más de 726 mil internos, según los últimos datos de junio de 2016. Es un reino donde domina el narcotráfico, la violencia, los asesinatos –más de 100 en 2017– y el hacinamiento por superpoblación.
En noviembre de 2015 la tasa de población era de 161%, y pese a nuevas construcciones, las estructuras edilicias, generalmente anacrónicas, albergan a una cantidad de presos mucho mayor que la internacionalmente recomendada.

Claro que este no es un problema que esté sufriendo en carne propia el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva. Más bien se encuentra en las antípodas.

La celda donde el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) comenzó a cumplir su pena de 12 años por corrupción, tiene 15 metros cuadrados y cuenta con televisión, una mesa, sillas, un armario, una ventana interior y ducha con agua caliente. Lula tampoco debió raparse ni usar uniforme.

Además cuenta con internet y servicios de primer nivel.

Una nota de este martes de Folha de Sao Paulo afirma que el sábado los abogados de Lula fueron de compras para llevarle sus artículos

Así fueron los primeros días de Lula en la cárcel: celda premium y dos horas de aire libre su maleta con sábanas, toallas, almohadas y jabón, objetos personales que no provee la prisión.

Incluso debatieron sobre la posibilidad de comprarle un stock de chocolates.

Su espacio –no compartido- situado en el cuarto piso de la sede de la Policía Federal de Curitiba, es llamada “Sala de Estado Mayor” y está separada de los otros 20 presos –entre ellos su exministro Antonio Palocci- que residen en ese edificio .

Habitualmente era usada para recibir abogados u otros huéspedes que precisaban pernoctar en la sede policial.

Es “especial”, con un ambiente “agradable” y “humanizada”, según explicó Jorge Chastalo Filho, jefe del equipo de custodia y escolta de la Policía Federal de Curitiba.

Lula tiene permitidas dos horas diarias al aire libre, pero según contó este lunes Cristiano Zanin Martins, uno de sus abogados, no las ha usado.

“Estaba bastante feliz por la victoria del Corinthians” –ganó la final del campeonato paulista frente a su clásico, el Palmeiras- y está “leyendo bastante”, reveló Martins después de visitarlo.

Entre sus libros de cabecera está “La élite del atraso”, del sociólogo Jessé Souza, una interpretación crítica de la historia brasileña “desde la esclavitud a la Operación Lava Jato”.

A menos de 200 metros de su celda, cientos de incondicionales venidos de diferentes partes de Brasil hacen guardia en el campamento “Lula Libre” con la intención de permanecer allí hasta que vean con sus propios ojos la excarcelación del expresidente, que podrá tener un capítulo importanteen estos días cuando la Corte Suprema debata un caso de 2016 que podría generar jurisprudencia favorable para Lula.

Visitas sin beneficios
Donde el dirigente petista no tendrá privilegios es con sus visitas. Según determinó el juez federal Sérgio Moro, y al igual que el resto de los presos, sus familiares más próximos solo podrán conversar con él los miércoles de 10.00 a 19.00. No así los abogados que lo podrán visitar con más asiduidad.

Fuente: AFP.