Argentina: Involucran a Alejandro Fantino en el abuso de menores

En Argentina ya están asegurando que la olla que destapó la denuncia presentada por un menor de las inferiores de Independiente sobre los abusos sexuales, y la pedofilia, que ocurren en ese mundo va a salpicar a varios personajes públicos, políticos y demás. Natacha Jaitt ya dio muestra de esto en La Mesa de Mirtha.

Todo había sido anticipado por la propia diva antes de presentar a sus invitados: “Llamen a los bomberos, va a salir fuego de esta mesaza”, dijo. Y no fue para menos. Jaitt comenzó a hablar y no paró, a pesar de su enfrentamiento con Mercedes Ninci, a quien acusó de ser cómplice de pedofilia por defender a “sus amigos pedófilos”, y de las interrupciones de los otros invitados para que no continuara con la lista.

A los pocos minutos de empezar, nombró a Gustavo Vera, titular de la ONG La Alameda que trabaja contra la trata de personas, el trabajo esclavo y la explotación infantil, y muy amigo de Ninci, quien se mostró enojada por lo que estaba denunciando Jaitt. “Estás diciendo cualquier estupidez”, le afirmó.

“Si hace diez años que se sabe, ¿por qué nadie lo denunció?”, se preguntó la periodista Ninci sobre los abusos que denuncian los juveniles del Rojo de Avellaneda. “Los chicos no denunciaban por miedo, porque no tenían recursos”, contestó Natacha.

“Vos sos íntima amiga de Gustavo Vera. ¿Sabías que es pedófilo? ¿Sabías que bajaba prostíbulos y se los queda ilegalmente? Tengo estudios hechos y tengo videos filmados”, le tiró. “Estás diciendo cualquier estupidez. Al contrario, trabaja en una ONG. Cuando tengas las pruebas, presentalas a la Justicia”, interrumpió.

La mesa fue un fuego. El enfrentamiento con Ninci continuó, pero Jaitt no paró de tirar nombres. A Francisco Bergoglio lo acusó de haber “salvar” a un religioso acusado de pedofilia y trasladarlo de un colegio a “manejar un lugar de chicos desamparados que no pueden quejarse”.

Entre los nombres aparecen muchos que no son tan reconocidos, pero también de los otros. Alejandro Fantino también aparece por allí: Natacha lo denunció por ser cliente de la red de pedofilia y prostitución que se está investigando, la que era liderada por el empresario Leonardo Cohen Arazi.

Guillermo Coppola, que también estaba en la mesa, le dijo a Natacha “hoy tenés una Mirtha permisiva”, pero fue como pájaro de mal agüero. Apenas lo dijo, Mirtha terminó con todo: “Yo soy la conductora, hay cosas que no corresponden. A vos no te gustaría que te lo hagan”, le dijo Mirtha a Natacha, que pidió disculpas no sin antes decir que lo hacía por “el dolor” que le causan los hechos.