Cómo vive hoy el refugiado sirio que fue golpeado por la camarógrafa húngara

En septiembre del año pasado, la imagen de un hombre que cayó al suelo con su hijo en brazos debido a una zancadilla, dio la vuelta al mundo. Hoy Osama Abdul Mohsen pasa su tiempo como entrenador de fútbol en España.

En septiembre del año pasado, la imagen de un hombre cayendo al suelo con su hijo debido a una zancadilla perpetrada por la camarógrafa Petra Laszlo, dio la vuelta al mundo (REUTERS). Se trataba de Osama Abdul Mohsen, un entrenador de fútbol sirio que, debido a la brutalidad del conflicto armado que enfrenta su país, intentaba huir junto a su hijo y decenas de otras personas. Osama Abdul Mohsen encontró asilo en España y se concentró en el estudio del idioma para poder desarrollarse en su profesión. Ocupa su tiempo estudiando español en un centro social en las afueras de Madrid.

Osama, oriundo de la ciudad siria de Deir Ez-Zor, fue señalado como un opositor al régimen de Bashar al Assad. Fue capturado y torturado por las fuerzas oficialistas. Su familia tuvo que soportar a los francotiradores y los bombardeos a discreción de tropas gubernamentales al inicio de la guerra civil, y luego debieron hacer frente al terrorismo sangriento del Estado Islámico. Cansado de esa realidad, tomó a su mujer y a dos hijos menores y escapó a Turquía. Desafortunadamente, la suerte no lo acompañó, ya que tuvo que vivir en la miseria durante un año y medio, ganando 10 dólares al día. En la foto, Osama Abdul Mohsen conversa con su hijo Zaid, mientras los observa su hermano mayor (17), Mohammad al Ghadabe